Los tres casos que no especifican nada. Prof. Klgo. Ph. Souchard

por Philippe Souchard  Creador del Método RPG http://www.rpg-souchard.com

Traducido por la Lic. Susana Cobas del boletín francés Nº 47.

No estaría contento si no hiciera referencia al Yi King a través de este título, para hablar de los casos de excepción de nuestra práctica RPGista.
Todos sabemos que, nuestro método está basado en una doble polaridad muscular: los músculos estáticos y los músculos dinámicos por un lado; el sistema de erección abducción-rotación externa (posterior) y el sistema de suspensión aducción-rotación interna (anterior) por el otro.

A partir de estas divisiones básicas, interviene la noción de individualidad que multiplica al infinito las posibilidades patológicas sobre el plano macroscópico y sobre el plano microscópico. Pero en todos los casos es la lógica de la biomecánica muscular la que guía nuestra acción.

A nivel articular, cada vez que los músculos de la estática están implantados tanto en el plano anterior como en el posterior, nuestras posturas deben recuperar la amplitud en ambos sentidos. Para eso disponemos de posturas de abertura y de cierre de ángulo coxo-femoral, de abducción y de aducción de los brazos, del talo y del equino de los pies.

Pero hay tres zonas en las cuales los músculos de la estática están implantados casi exclusivamente de un solo lado de las articulaciones. Se trata de las rodillas, de los codos y de los dedos.
Los isquiotibiales, los gemelos y el poplíteo están detrás de la rodilla y solamente el recto anterior, fascículo estático del cuadriceps, se encuentra en el plano anterior. En codos y pies todos los músculos tónicos son anteriores.

La lógica muscular impone en esos lugares, una sola dirección de corrección: la externa. Nuestras posturas no preveen ni flexión de rodilla, ni de codos, ni de dedos.
Pero a veces grandes traumatismos, inmovilización con yeso muy prolongados pueden ocasionar retracciones ligamentarias y capsulares que impiden la flexión de estas articulaciones. Debemos salir entonces del único razonamiento muscular y dar soluciones a aquellos pacientes que no pueden flexionar más sus rodillas, sus codos o sus pies.Ya que la noción de cadena muscular no se impone en estos casos, uno podría estar tentado de aplicar un tratamiento analítico. Pero, sería un error, ya que la RPG con la delicadeza de sus estiramientos, la decoaptación previa a todas las tracciones, el tiempo de fluencia que influye sobre todos los tejidos fibrosos, las contracciones isométricas en posiciones cada vez más excéntricas, nos permite una mayor efectividad.

Por otro lado, y sobre todo cuando hay dolor, van a aparecer compensaciones, no ya ligadas a las rigideces musculares sino a las de los tejidos fibrosos periféricos de la articulación bloqueada. La puesta en postura nos permite evitarlas y así trabajar solamente en el lugar deseado.

Para obtener la flexión de la rodilla, vamos a emplear una rana al piso “al revés”. Es decir, buscando en forma progresiva acercar los talones lo más cerca posible de la pelvis. Si se trata de pacientes jóvenes y que tienen la autorización de apoyo del miembro inferior en el piso, vamos a usar la postura de pie contra la pared “al revés”. Es decir, con flexión progresiva de las rodillas. Cuanto más pueda doblar el sujeto, más habrá que aumentar la distancia de los talones a la pared, para evitar que se ponga en puntas de pies.

Para reeducar la flexión del codo, lo mejor será separar los brazos a 90º de abducción y doblar progresivamente el codo partiendo de esta posición “en candelabro” que permite el apoyo del antebrazo sobre el piso.

Finalmente, para los dedos, la flexión pasiva, será obtenida en rana al piso brazos juntos y acción manual y progresiva del RPGista.