La RPG ante las Lesiones Articulares. Prof. Klgo. Ph. Souchard

por Philippe Souchard Creador del Método RPG http://www.rpg-souchard.com
Bibliografía: Reeducación Postural Global, Monográfico Nº 1, Philippe E. Souchard, Editorial I.T.G., páginas 107 y 108. Transcripción: Lic. Marco Barbera.

EL EFECTO DE AMPLIFICACIÓN
Un modelo, por sí mismo, nos permite comprender el conjunto de los problemas músculo-esqueléticos de carácter macroscópico (hipercifosis, hiperlordosis, escoliosis, genu varo, genu valgo, etc.). Cada uno de nuestros músculos poseen varias fisiologías (fig. 1 A, B, C); la retracción de alguna de ellas provoca una desviación en lateroflexión (fig. 2 A) y en rotación (fig. 2 B). Esta torsión estira al antagonista complementario hasta su punto de rigidez. La suma de dos tensiones hace entonces aparecer un exceso de coaptación general de la articulación y una desviación suplementaria en la fisiología común a ambos músculos antagonistas complementarios (si es que ellos poseen localmente una), (Fig. 2 C).

Frente a esta situación, el único tratamiento lógico es el siguiente:
1. Decoaptación general;
2. Corrección suave y progresiva del hueso desviado, lo que estira pasivamente al músculo retraído (músculo vencedor);
3. Contracción cualitativa isotónica excéntrica del músculo retraído, lo que provoca un reflejo miotático inverso disminuyendo su tono y aumenta el alargamiento del tejido conjuntivo;
4. Mantenimiento de la corrección por parte del músculo estirado (músculo vencido) sin permitir la re-coaptación articular.
5. La modificación del eje articular fisiológico produce una micro-restricción de la movilidad en ciertas direcciones, comúnmente llamada bloqueo articular.
6. El dolor por contractura muscular e inflamación de los tejidos periféricos de la articulación afectada.
La corrección se considera adquirida cuando no hay necesidad de ninguna contracción muscular para mantenerla. Cuando se logra reubicar el hueso desviado, los músculos que allí se insertan y que se habían adaptado a esa posición patológica, se encuentran, ahora, estirados y compensando en sus otras extremidades.
Estas nuevas desviaciones nos obligan a recomenzar más lejos las 4 fases de corrección que acabamos de ver. Es así como ponemos progresivamente en tensión el conjunto de una cadena muscular.
Las reglas fisio-patológicas que rigen la lesión articular se diferencian muy poco de las que rigen la alteración morfológica, cuyos parámetros acabamos de describir. Allí encontramos músculo vencedor y músculo vencido, exceso de coaptación articular, desviación en torsión y perturbación de los músculos que se insertan en el hueso desviado, lo que produce compensaciones a distancia. Pero las lesiones articulares tienen otras dos particularidades:
Esta especificidad de las lesiones articulares, si bien no modifica el cuadro patológico de la fig. 2, agrava diferentes aspectos.
La contractura muscular aparece como la mejor y la peor de las cosas. Ella impide que la desviación articular aumente, pero, a la vez, impide la reubicación natural o espontánea.
Frente a esta situación el RPGista deberá actuar de manera mas suave y progresiva que de costumbre. Su segunda preocupación es aumentar globalmente la tracción axial sobre las cadenas musculares comprometidas en esa patología. Este intento general de “aspiración articular” nos revelará el punto de origen exacto de la lesión articular y una amplificación espectacular de la torsión lesional. Pues, no sólo la articulación en lesión no se puede decoaptar a nivel del punto del bloqueo, sino que, sobre todo, la actitud antálgica que adopta inmediatamente el paciente, nos dará la dirección de la movilidad todavía posible. Una simple deducción “al revés” o “en contrario” nos permitirá conocer el sentido de la restricción de la movilidad y, por lo tanto, qué tipo de corrección deberemos realizar.
LA PALPACIÓN
Una vez que la puesta en tensión reveló el nivel y el sentido de la lesión, la palpación completará el diagnóstico. El dolor a la presión confirma la localización del problema. El efecto de amplificación hace evidente la torsión en el primer contacto palpatorio.
Por otro lado, el micro test de movilidad nos ofrece una confirmación interesante. Este test usado por todos los RPGistas a nivel cervical puede ser aplicado en todas las articulaciones. El principio es siempre el mismo: podemos encontrar una cierta movilidad en el sentido de la agravación de la lesión, pero es imposible cualquier reposicionamiento .
Este test, utilizado por todos los que tratan patologías articulares, debe ser adaptado correctamente a nuestro método. Durante la fase de la puesta en tensión todas las movilidades articulares disminuyen y, a veces, desaparecen totalmente. Por lo tanto necesitaremos una relajación local de la tensión para que este test sea verdaderamente revelador.
Bibliografía: “Reeducation Posturale Globale el Lesions Articulaires”, Ph. E. Souchard, Editions Le Pousoe, año 1992, páginas 19 a 22.
Traducción Lic. Silvina Giambroni.
Segunda parte:
CORRECCIONES:
Tensión revelatríz:
Hemos visto que la puesta en tensión global revela el asiento de la lesión articular y el sentido de su macro-restricción de movilidad. El efecto de multiplicación de la tensión permite un diagnóstico visual que podemos completar por la palpación y por un test de la micro-movilidad. Podemos entonces pasar a la fase de corrección.
Lesiones de primer nivel (llamadas musculares):
En este tipo de lesiones, la contractura muscular es predominante y el paciente se siente aliviado durante la corrección. Cuando una sesión de RPG bien conducida, el terapeuta cuida siempre la decoaptación articular, y esto, principalmente a nivel de la articulación lesionada. (En caso de problemas articulares, son preferibles las posturas en decúbito). Decimos además que los músculos más rígidos “fluyen” primero. Un realineamiento progresivo en buena posición, con tracción axial y decoaptación permite por lo tanto relajar la contractura muscular y liberar la articulación. La puesta en tensión global permite identificar y corregir las diferentes compensaciones que toman parte en esta patología articular.
En este tipo de problemas, el proceso a aplicar es por lo tanto el de nuestra RPG general. Solo la elección de la postura más adaptada y la vigilancia de la mayor decoaptación de la articulación dolorosa son lo específico.
Lesiones de segundo nivel (llamadas articulares):
En este caso, además de la contractura muscular, existe una mala posición de los segmentos óseos que entraña una modificación del eje articular fisiológico. La micro-restricción de movilidad no es ya únicamente debida al aumento de la tensión de los tejidos periféricos, sino a lo que comúnmente llamamos un “bloqueo” articular.
En este caso, el dolor del paciente se exacerba con la tracción. En efecto, el pívot que se ha creado en el punto del “bloqueo” entraña un aumento de la torsión durante la tentativa de decoaptación. Este mecanismo que está cercano al “efecto multiplicador” del cual ya hemos hablado no puede ceder con un simple realineamiento con tracción axial, necesita una “detorsión apropiada”.
Pero la puesta en tensión que ha permitido identificar el nivel y el sentido de la lesión se vuelven un obstáculo a su corrección. Mientras estamos en tensión global, el estiramiento de los músculos más allá de su punto de rigidez tiende en efecto a aumentar provisionalmente la compresión de las articulaciones que sostienen. Cuando hemos hecho nuestro diagnóstico, conviene por lo tanto relajar suficientemente esta tensión a nivel de la articulación en lesión, para permitir la decoaptación y el comienzo de su detorsión. No es sino progresivamente como volveremos a llegar a nuestra tracción global sin permitir ni la recoaptación, ni el “reatornillado” en lesión de la articulación dolorosa. Es en este momento cuando interviene la sensibilidad y la manualidad del terapeuta. Es en efecto peligroso el relajar demasiado la puesta en tensión que nos ha permitido hacer salir al problema, ya que la globalidad obliga, y será necesario retomarla para el ajuste definitivo.
Todo se vuelve por lo tanto una cuestión de dosificación, y esto es lo que crea el interés y la belleza de nuestro método.