Evaluación general y pronóstico de la escoliosis. Prof. Klgo. Philippe Souchard

por Philippe Souchard  Creador del Método RPG http://www.rpg-souchard.com

Traducido por la Lic. Mabel Rochwerger.  Artículo publicado en el boletín Nº 56, Diciembre de 1996.  (Especial Escoliosis).

 

Agravación de la Escoliosis:

La escoliosis tiene, desgraciadamente, la capacidad natural de agravarse.  Para una curva de 35º a la edad de 10 años, el pronóstico es el aumento de 5º por año hasta el final del crecimiento (a veces mucho más, me parece aleatorio querer cuantificar la evolución).  Luego, durante la edad adulta, la agravación debe estimarse en 1º por año.  Estas cifras corresponden a escoliosis no tratadas*.  Todo tratamiento se ve obligado a detener la evolución natural negativa, antes que a encarar cualquier mejoría.

Se comprende entonces cuán importante es el saber evaluar la situación de una escoliosis en un instante preciso de su evolución.  Es a la luz de este examen relativo que podremos juzgar el valor de un tratamiento y prever eventualmente otras intervenciones.

 

Factores de Agravación:

La siguiente clasificación ha sido establecida en orden de gravedad decreciente.  Proviene de datos oficiales y de mi experiencia personal:

  1. Edad del paciente:  se trata de una evidencia.  Cuanto más joven sea el paciente, más importante serán el crecimiento y la agravación.
  2. La importancia de la angulación:  este dato es suficientemente evidente como para merecer un mayor comentario.
  3. La pubertad:  es durante éste período en el que se producen las evoluciones dramáticamente fulgurantes.
  4. Los picos de crecimiento:  son mucho más peligrosos que el crecimiento regular.  Pienso que esto debe atribuirse al hecho de que el motor del crecimiento está en el cartílago de conjugación, el tejido músculo-fibroso se estira por fuerzas de tracción (especie de “fluencia” natural).  En caso de desequilibrio de tensiones musculares, las curvas escolióticas van a agravarse.  La determinación del pico de crecimiento de Björk y Helm es más valiosa en estos casos que el Test de Risser (ver artículo de Guy Lejeune en el boletín de la UIPTM Nº 42).  El mayor pico de crecimiento coincide generalmente con la pubertad.  Este pico pubertario se sitúa promediando los 12 años en las niñas y hacia los 14 en los varones.
  5. Escoliosis desequilibradas:  podemos decir que la escoliosis es gravito-tropa como una flor es helio-tropa.  Dado que la escoliosis debe respetar la posición erecta, si hay un desequilibrio lateral de la plomada tendida desde la espinosa de C7, la escoliosis tenderá a reequilibrarse a expensas de la agravación de sus curvas.
  6. Una causa irreversible:  pelvis asimétrica, una vértebra cuneiforme, son los ejemplos más evidentes.  El carácter de irreversibilidad limitará, obviamente los efectos de cualquier tratamiento.  Esto no debe jamás desesperar al terapeuta, ya que los mecanismos de compensación son siempre excesivos.  Si imaginamos una inclinación irreversible del platillo superior de la quinta vértebra lumbar de 10º, sería lógico esperar una escoliosis lumbar de 20º.  En realidad ésta será mucho más marcada y además dará frecuentemente origen a una contra curva dorsal.
  7. Escoliosis lumbares:  aún si la causa de una escoliosis puede encontrarse en un punto cualquiera del cuerpo, los músculos espinales toman inserción a nivel de la pelvis.  Una escoliosis es entonces siempre ascendente.  Cuanto más marcada es la angulación lumbar, más importantes deberán ser las reequilibraciones lumbares.
  8. La rotación (particularmente en el nivel lumbar):  sabemos que en la escoliosis no hay latero-flexión sin rotación y que las espinosas lumbares y dorsales giran hacia la concavidad.  Este mecanismo se debe a la retracción asimétrica de los músculos espinales, y principalmente al transverso-espinoso.  Pero un parámetro puede ser más marcado que el otro.  El más penoso es la rotación, signo de retracción el transverso-espinoso, de sus fibras laminar corto y largo.

 

Evaluación radiológica, su relatividad:

Para un RPGista la evaluación de una escoliosis no se resume en un examen radiológico.  Las evaluaciones funcionales y estética son tomadas en cuenta con igual valor.

Además una radiografía debe ser tomada en función de un determinado número de parámetros si es que queremos obtener de ella toda la información.

Las condiciones: La Rx, debe ser tomada en posición de pie, con la mirada horizontal, los pies en “V” fisiológica de 30º y al final de una espiración de pequeña amplitud. Las radiografías de control deben evidentemente, ser tomadas en idénticas condiciones.

La medición: toda Rx debería dar lugar a una medición de la talla del paciente. En efecto, si el adolescente ha crecido respecto de la Rx anterior, sería normal constatar una agravación de la escoliosis.  Si éste no es el caso, el tratamiento administrado ha sido beneficioso. Si respecto de la Rx precedente, el paciente no ha crecido, para juzgar positivamente el tratamiento deberían manifestarse tanto una ganancia en el ángulo de Cobb como a nivel de la rotación vertebral y de la lordosis dorsal (en caso de escoliosis esencial).

Test de Risser:  si el crecimiento no está en perfecta armonía con la edad, el Test de Risser, permite saber si lo próximos años presentan aún un peligro mayor para le evolución de la escoliosis.

 

Elección del tratamiento en función del pronóstico:

Toda escoliosis importante, aparecida antes de la pubertad, en la que el pronóstico no es bueno según los criterios que acabamos de evocar, deben beneficiarse además de la RPG, de un tratamiento ortopédico de corsé.  Este tratamiento se encara a menudo en las escoliosis a partir de los 25º.

Sucede frecuentemente en la RPG, que lamentamos que la decisión del uso del corsé haya sido tomada, según nuestra opinión, en forma apresurada;  ya sea porque la escoliosis es discreta y de buen pronóstico, o porque el adolescente ya tiene demasiada edad y se encuentra al final de su crecimiento.  En éste caso debemos pagar la culpa en nombre de toda la kinesiología.

Si hubiéramos podido dar cuenta antes de nuestra capacidad en éste campo, los médicos clínicos, pediatras y ortopedistas, tal vez no hubieran recurrido sistemáticamente a éste tipo de tratamiento para la escoliosis.  Por otro lado, en caso de divergencia de opinión sobre el paciente, hay que recordar que el argumento fundamental susceptible de hacer cambiar de opinión al médico responsable es la presentación de buenos resultados después de un tratamiento de RPG.

La asociación de un tratamiento de RPG bien hecho con un corsé juiciosamente recetado, regulado y controlado otorga excelentes resultados.  Estos son óptimos si la colaboración es efectiva.

*Cifras provistas por el Centre des Massues de Lyon.