Escoliosis verdadera, Actitud Escoliótica, Escoliosis Antálgica. Prof. Klgo. Philippe Souchard

por Philippe Souchard  Creador del Método RPG http://www.rpg-souchard.com

Traducido por la Lic. Noemí Portugal, del Boletín Francés Nº 60.

No es siempre fácil saber frente a que tipo de escoliosis nos encontramos.  Mismo para un RPGista que sabe por adelantado que una escoliosis no es parecida a otra y que por lo tanto tiende a dar menos valor a las etiquetas.  Es indispensable saber de que estamos hablando, una definición bien entendida permite una certera orientación del tratamiento. Comenzamos pues por las que llamamos clásicas, las cuales están en vigencia hoy en el Centro de Massues-Alexandre Bonjean de Lyon.


• Escoliosis antalgica: desviación lateral de la columna habiendo un dolor de origen.

• Actitud escoliótica: desviación lateral de la columna sin rotación ni causa dolorosa.

• Escoliosis: desviación de la columna en latero-flexión y en rotación, cualquiera sea su localización y el nombre de las curvas.


En RPG los criterios son los siguientes:


• Escoliosis antalgica: desviación lateral de la columna sin rotación coherente de las espinosas en la concavidad, habiendo un dolor por origen.

• Actitud escoliótica: desviación bidimensional de la columna en latero-flexión y en rotación con cifosis dorsal.

• Escoliosis verdadera: deformación tridimensional en latero-flexión, rotación y desaparición de la cifosis dorsal. Este tipo de escoliosis adopta a menudo una forma llamada “doble mayor”.
Notaremos inmediatamente algunas diferencias de apreciación que debo justificar, siempre recomendando a cada RPGista contactarse con un radiólogo o un ortopedista de conformar las definiciones clásicas.

• La escoliosis antalgica, a mi parecer, no merece llamarse escoliosis. Ella bien puede ser muy invalidante y fijarse, el dolor (muy frecuentemente lumbo-sacro) es evidentemente la causa y solo su resolución puede corregir la desviación. Ella se acompaña a menudo de cifosis lumbar.

• La actitud escoliótica, en su definición clásica, no presenta rotación vertebral. La sola diferencia con la escoliosis antalgica reside en el hecho que el dolor no es aparentemente la causa. Esto desgraciadamente hace poco caso a la eficacia de los mecanismos antálgicos, quienes pueden intervenir antes de la toma de conciencia del dolor. ¡Cuántas veces en la sesión encontramos un dolor olvidado o mismo desconocido. Para hacer la distinción entre escoliosis antalgica y escoliosis verdadera prefiero aplicar el término de actitud escoliótica a las desviaciones o a la vez lateral y en rotación con cifosis dorsal. A manera de evitar toda confusión es más lógica calificar este tipo de patología en escoliosis bidimensional.

• La escoliosis verdadera, también llamada idiopática o esencial, (se sabe que no aprecio los calificativos de mal gusto que espontáneamente hacen poco caso a los trabajos de Pasteur. En RPG, una escoliosis siempre tiene una o muchas causas) es para nosotros una deformación en latero-flexión, rotación y lordosis dorsal. Así para evitar toda confusión sería bueno calificarla de escoliosis tridimensional. La diferencia con el caso precedente no es solo la forma, porque en este tipo de escoliosis la retracción de los espinales dorsales es tal que situados en la concavidad (“grupo vencedor”) o en la convexidad (“grupo vencido”) ellos han debido recurrir a la postero-flexión (función común) para expresar sin dolor su desequilibrio antagonista. El trabajo en reeducación será un tanto más difícil.

Por último me ha aparecido en el adulto un cuarto tipo de escoliosis.

• La actitud escoliótica donde la escoliosis verdadera adicionó una escoliosis antalgica.