Equilibrio de Tensiones. Prof. Klgo. Ph. Souchard

Por Philippe Souchard Creador del Método RPG http://www.rpg-souchard.com

Fisioterapeuta. Es el creador de la Reeducación Postural Global. Dirige la Universidad de Terapia Manual de Saint-Mont en Francia. Ha publicado quince libros que han sido traducidos al Español, Inglés, Italiano y Portugués. Enseña su método en Francia y en el extranjero: España, Italia, Suiza, Bélgica, Portugal, Canadá, Brasil y Argentina y en la actualidad son más de 20000 fisioterapeutas y médicos los formados en el método.

Traducción : Mabel Rochwerger

Fuente : Rééducation Posturale Globale – Cahiers Tome 1. Societé d’edition “Le Pousoe” Saint- Mont- France. 3 a. Edición- 1989.

 

Es habitual afirmar que la buena ubicación del hombre en posición erguida se basa en el equilibrio de las tensiones de los músculos estáticos y dinámicos antagonistas.

 

Este confortable principio de antagonismo nunca ha hecho creer que reforzando un músculo dinámico juzgado demasiado débil, se pudiera llegar a relajar al músculo estático considerado demasiado rígido o demasiado tónico. Ya hemos visto en un artículo precedente que un exceso de tonicidad de los músculos antigravitatorios, debe en realidad interpretarse como debilidad. Por otro lado ha sido constatado que el reforzar los músculos abdominales, por ejemplo jamás ha procurado relajar la hipertonía y la rigidez de los espinales.

 

La razón de estos fracasos es entre otras el hecho de que el verdadero antagonismo no existe. Es imposible encontrar en el cuerpo humano dos músculos que tengan inserciones anatómicamente opuestas y fisiologías estrictamente inversas. Si su implantación es anatómicamente opuesta (fig.1) tienen una fisiología común, pero aunque sus inserciones no sean rigurosamente antagónicas igual tendrán una fisiología común.

fig 1

Entonces se puede decir que sin tener la misma terminación en el brazo, el bíceps y el tríceps braquial son antagonistas en la flexo-extensión del codo ; por el contrario , son complementarios cuando hay que asociar supinación y extensión por ejemplo, para abrir una puerta.

 

El antagonismo riguroso haría imposible todo movimiento coordinado plurisegmentario. En muchos movimientos, el aspecto complementario de estos músculos es más importante que su aspecto antagonista.

 

Es así como la contracción simultánea de los flexores y extensores de los dedos permite gestos finos como la escritura, o la acción conjunta de los músculos anteriores y posteriores del cuello permite realizar el autocrecimiento.

 

Si la noción de antagonismo entre músculos de la estáticas y músculos de la dinámica ha sido el caballito de batalla de la gimnasia deportiva o médica, el antagonismo entre los mismos músculos de la estática ha sido ignorado.Debe precisarse entonces que se trata de antagonismo- complementariedad.

 

Tensión victoriosa. Tensión vencida.

 

El antagonismo-complementariedad de los músculos de la estática es responsable de nuestro mantenimiento. Una morfología normal o alterada dependerá del buen o mal equilibrio de estas tensiones recíprocas. Pero esta afirmación simple esconde una verdad más compleja.

 

Retomemos el ejemplo del músculo tipo (fig. 2) . El equilibrio de las tensiones que reina en la fig. 1 está presente en la fig. 2, pero uno de los músculos está hipertónico y acortado mientras que el otro está estirado. La tensión vencida de este último se opone a la tensión victoriosa del primero. Así, aumenta la posteroflexión y aumenta la tensión general agravando la coaptación articular. Los segmentos óseos están anormalmente desviados. Cuando un músculo de la estática cuya función es ser tónico se encuentra estirado en una de sus extremidades, en una o más fisiologías ,tenderá siempre , por reflejo antálgico y para continuar asegurando su función antigravitatoria, a recuperar la longitud perdida en otra fisiología o en la otra extremidad. En el caso de la fig. 2 músculo vencedor y músculo vencido pueden hacer deslizar hacia delante la vértebra inferior y hacia atrás la vértebra superior (fig. 3).

 

fig 2fig 3

 

Es así como la retracción de un sólo músculo se propaga en forma antálgica de hueso en hueso y de tensión victoriosa en tensión vencida a todo el conjunto , respetando las reglas de la hegemonía de las funciones y del equilibrio.

Esta propagación puede hacerse en serie , según el modelo 1 :

 

modelo 1

 

Puede efectuarse en paralelo, según el modelo 2 :

 

modelo 2

Aunque la propagación de estos mecanismos se realice por medio de los músculos de la estática vencedores o vencidos, la desviación ósea quedará fijada a nivel de cada segmento por los músculos antagonistas – complementarios.

Es así como el músculo 3 se encuentra en posición acortada como consecuencia del comportamiento victorioso del músculo 1 y del comportamiento vencido del músculo 2 (modelo 3 ). Sabemos que la longitud perdida no se recupera espontáneamente, entonces el músculo 3 se fijará en posición de retracción.

 

modelo 3

 

Evaluación de las reacciones en cadena.

 

La retracción por hipertonicidad de un músculo de la estática (modelo 4, músculo 1) tiene por efectos :

 

modelo 4

 

A- El estiramiento e hipotonía de su músculo antagonista-complementario dinámico (músculo 1’) *

B- La desalineación del hueso que sostiene

C- La compensación del músculo estático vencido en la otra extremidad (músculo 2)

D- El acortamiento del músculo de la estática antagonista – complementario del músculo estático vencido (músculo 3).

* Esta noción merecerá ser precisada ulteriormente en función de la implantación de los músculos de la dinámica.

 

Reeducación

Toda corrección lógica deberá tener en cuenta los diferentes elementos precedentes.

  1. Reequilibración músculo de la estática – músculo de la dinámica.(modelo 5)

 

modelo 5

En primer lugar la mano del terapeuta ubica progresivamente el hueso desviado en buena posición y dentro de la amplitud articular normal (punto de equilibrio).Se pide al mismo tiempo una contracción al músculo de la estática retraído (músculo 1). Se trata entonces de una contracción isotónica excéntrica. A partir de que aparece una corrección se exige la contracción concéntrica del músculo de la dinámica (músculo 1’). Por el hecho de que el antagonismo riguroso no existe y gracias a posturas apropiadas, es posible obtener simultáneamente una contracción isotónica excéntrica de los músculos de la estática e isotónica concéntrica de los músculos de la dinámica antagonistas.

Mediante el juego del reflejo miotático inverso este trabajo opera una verdadera “transfusión” de tono entre el músculo hipertonico y el músculo hipotónico. Hay que notar, además que en función de la posible gran rigidez de ciertos músculos, la progresión de la maniobra puede detenerse momentáneamente y entonces la contracción muscular ser vuelve provisoriamente isométrica. Es evidente que la acción manual del terapeuta es más cualitativa que cuantitativa y que la contracción muscular exigida es de débil intensidad.

 

  1. Reequilibración de la cadena de compensaciones.

Todo intento de corrección del hueso desviado (modelo 6) , ya sea en serie o en paralelo, supone el desalineamiento de los otros segmentos como consecuencia de la puesta en tensión del músculo estático antagonista (músculo 3) y del músculo estático vencido (músculo 2). Deberá entonces realizarse otra maniobra de equilibración a este nivel. Y así en más hasta la puesta en tensión total y la corrección de toda la cadena de retracciones.

 

modelo 6